5 cosas que debes hacer si te vas de intercambio

Hacer un intercambio estudiantil y conocer otro país es una experiencia que de por sí es un aprendizaje e implica un crecimiento personal además del crecimiento académico. Para poder disfrutar de tu experiencia al máximo te damos 5 consejos que te serán útiles para tu viaje:

 

  1. Investigar datos claves

Antes de viajar es importante conocer algunas cosas del lugar al que vamos a ir: desde cuestiones legales y de documentación, hasta algunos tips sobre la ciudad y sus habitantes: sus costumbres, dónde ir, qué lugares cercanos visitar, puntos importantes e inclusive las opciones en transporte público.

Buscar algunas pistas acerca del lugar al que vamos a viajar hace que nos sintamos más cómodos y seguros en las primeras semanas. Google Maps y su Street View nos puede dar la opción de recorrer algunas calles de la ciudad y conocer de antemano los recorridos que serán habituales en nuestra rutina. Igualmente, si somos de los que nos gustan las sorpresas y los paseos podemos saltear este paso y aprovechar para conocer la ciudad en nuestros recorridos cuando estemos allí; perderse o probar diferentes recorridos a veces es la mejor forma de conocer nuevos lugares.

Un dato importante en la investigación inicial es saber el tipo de cambio del lugar y prever nuestro presupuesto. Ser organizado desde el comienzo nos evita futuros dolores de cabeza en destino.

 

  1. Viajar también es aprender: permítete un momento de turista en tu viaje de intercambio

Un intercambio estudiantil implica muchas horas de estudio, adaptarnos a nuevas rutinas, espacios y gente, sin mencionar el hecho de que estemos en un lugar en el que se habla un idioma distinto al nuestro. Todo esto puede parecernos abrumador y quizás pensemos que no nos dejará tiempo para otras cosas pero un buen consejo es aprovechar que estamos en una ciudad nueva y aventurarnos a conocer los lugares cercanos: hacer viajes en tu viaje. Las clases y el estudio son muy importantes pero siempre podemos hacernos tiempo para pasear y conocer lugares nuevos. Desde los puntos históricos y turísticos destacados de la misma ciudad, hasta quizás una breve escapada a un pueblo o ciudad cercana serán una experiencia magnífica.

 

  1. Nuevas experiencias, nuevos amigos

Viajar a otros lugares del mundo nos conecta con muchísima gente. Cuando viajes, aprovecha para conocer personas que enriquezcan tu experiencia, conocerás otras historias de vida; y de paso podrás practicar o aprender nuevos idiomas si tu destino tiene una lengua diferente a la tuya. No tengas miedo de cometer errores, tómalo con humor y ya verás que tus nuevos amigos también querrán aprender de vos. Aunque al principio parezca que no entiendes nada, practicar el idioma día a día hará que lo manejes cada vez mejor. Hacer nuevas amistades no sólo es importante porque no nos sentiremos solos en nuestra experiencia sino porque también podremos contar con ellos en cualquier circunstancia y además seguramente serán nuestros contactos alrededor del mundo para próximos encuentros y viajes.

 

  1. Sal de tu zona de confort: ¡Anímate a probar cosas nuevas!

Nuevos lugares y personas nos dan la oportunidad de animarnos y probar actividades que comúnmente no realizamos. Muchas universidades alrededor del mundo tienen programas y grupos o comunidades de las más diversas actividades: ajedrez, literatura, teatro, deportes y muchas cosas más en las que podremos aprender y hacer nuevos amigos de manera relajada y más allá de las clases formales que tomemos. Además, si ya tenemos una profesión o trabajo podemos plantearnos la posibilidad de animarnos y dar un salto o un giro y probar nuevas facetas del mismo. Aprovecha la oportunidad que la universidad o colegio te brinda, si en los primeros meses la adaptación se hace difícil busca ayuda, muchas instituciones y casas de estudio tienen personas responsables de orientarte en estos casos.

Otra cosa que debemos probar cuando viajamos por el mundo es la comida de cada lugar. Animarnos a conocer sin miedo o prejuicios nuevos sabores y comidas. En este punto con cuidado para no perder días de estudio o paseo por sentirnos mal, pero aprovechando para incorporar nuevos gustos a nuestra dieta. Seguramente extrañemos la comida casera que nos espera a la vuelta, pero sumaremos una experiencia más a la gran gama de novedades que un intercambio cultural nos propone.

 

  1. Viaja ligero y disfruta cada momento

Si bien los viajes de intercambio y estudio implican varios meses de estadía en un nuevo lugar, no es necesario que llevemos muchas valijas y todas nuestras pertenencias. Viajar ligeros de equipaje nos permite movernos con más independencia y cualquier cosa que necesitemos la podremos buscar en destino. Lo mismo cuenta para nuestras cargas personales, viajar siempre es conocernos mejor, crecer y reflexionar sobre muchas cosas. Seguramente tendremos momentos más tensos y otros más divertidos pero lo importante es poder tomarlo con calma y disfrutar de la experiencia, al regresar podremos comprobar que no sólo aprendimos los contenidos académicos. Aprender de las experiencias y de las personas que conocemos de viaje por el mundo será nuestro mayor capital.

 

Un último consejo que debemos tener en cuenta cada vez que viajemos es hacerlo siempre con el cuidado necesario. Es muy importante ser precavidos y cuidarnos a nosotros y nuestras pertenencias, en especial la documentación con la que viajemos.

Todo viaje es diferente y cada persona vivirá una aventura única, aún así, estos consejos seguramente te ayudarán mucho. Un intercambio estudiantil es una experiencia que vale la pena vivir, es algo que cambiará tu forma de ver las cosas, a las personas que te rodean y además te brindará una característica diferenciada en tu carrera profesional.

Comments are closed.